El agar-agar es una sustancia presente en algunos vegetales marinos, extraído principalmente de las algas rojas Gelidium. Por su alta capacidad para absorber agua, se hincha al contacto con ésta y produce un mucílago viscoso que al hervir forma una gelatina muy firme.

alga Gelidum

Debido a esta propiedad, se utiliza en cocina para espesar y gelificar alimentos, ya sean dulces o salados, sin añadir ningún tipo de sabor, color u olor a las preparaciones. Es además un auténtico aliado de la salud, al tener un aporte calórico próximo a cero y un alto contenido de fibra soluble. Actúa como regulador intestinal y coadyuvante en dietas de adelgazamiento por su efecto saciante. Además, popularmente se asocia con la longevidad.

Las algas Gelidium

El agar-agar se extrae de las algas rojas Agarophytas, principalmente de las especies Gelidium y Gracilaria, dando agares de diversas características y calidades. Antiguamente, en Japón, el agar se obtenía solamente de algas Gelidium (Tengusa en japonés), pero a finales del s. XIX, debido al gran consumo mundial, se empezó a producir a partir de otro tipo de algas, principalmente la Gracilaria. El resultado final fue un agar-agar de distintas características. El agar de Gelidium no necesita sufrir ninguna transformación química en su proceso de extracción, a diferencia del agar de Gracilaria, que es sometido a un fuerte tratamiento alcalino a base de químicos.

Actualmente, se producen a nivel mundial mayores cantidades de agar-agar a partir de Gracilaria, sobre todo después de haber logrado que los cultivos intensivos de esta alga se establecieran con éxito en Chile, Indonesia y China, entre otros países. Pese a ello, Pronagar® sigue obteniendo su agar-agar con las algas originales Gelidium, consideradas de mayor calidad y pureza, y por tanto la mejor materia prima para la obtención del mejor agar-agar.

Historia

En Japón el agar-agar es conocido como kanten, que significa “cielo-frío”, y hace referencia al método artesano de producción mediante la congelación-descongelación natural. En este sistema de producción, se aprovechaban las bajas temperaturas invernales de las zonas montañosas, dónde se fabricaba este producto de forma totalmente artesanal en pequeñas instalaciones tradicionales.

El nombre agar-agar es un término malayo, dónde agar significa gelatina y, como es costumbre en las culturas malayas del sudeste asiático, se repite dos veces la palabra para dar más énfasis, siendo la traducción literal “gelatina-gelatina” o “pura gelatina”.