Esto supone que nuestras instalaciones y todo nuestro proceso de productivo han sido analizados e inspeccionados para verificar que se cumplen los requerimientos que marca la tradición y las estrictas leyes dietéticas judías.

Este certificado cubre todos los aspectos de la producción alimenticia, incluyendo desde los ingredientes utilizados, hasta la higiene y el equipamiento que se utiliza para la producción, a los efectos de asegurar que todos los requerimientos kosher sean cumplimentados.

El símbolo kosher en una etiqueta representa más que un producto que se conforma con los estándares religiosos. Es considerado como una marca de calidad y además como una garantía. Los consumidores de alimentos kosher incluyen no sólo a Judíos, también a Musulmanes, a miembros de otras denominaciones religiosas, vegetarianos, aquellos con intolerancia a la lactosa, y los que entienden que «kosher es mejor». Aún los consumidores que no se preocupan por las reglas dietéticas mencionadas anteriormente, buscan un símbolo kosher como una garantía adicional al comprar los alimentos. El símbolo kosher, con la supervisión y el cuidado que representa, asegura la más alta calidad al mayor número de consumidores con diversas expectativas.