Habrás bebido en muchos recipientes pero nunca en uno tan innovador. Estos vasos son ecológicos pues son totalmente degradables. Lo más curioso e interesante es que se pueden ingerir con facilidad y placer pues su textura es agradable al paladar por su frescura. Están hechos de agar-agar que es una sustancia que al disolverse en agua forma una gelatina muy firme que se puede moldear. Realmente es agua sólida con forma de vaso que puedes encontrar de distintos sabores, de acuerdo a tu gusto. Los hay de sabor de albahaca con limón, menta, remolacha…
Pero la cosa no queda ahí, una vez que termines tu bebida y quieras desechar el vaso lo puedes abandonar tranquilamente en cualquier sitio ya que se va a derretir poco a poco porque es prácticamente agua. Si quieres dejarlo en el césped o en una maceta estarás regando esas plantas en una forma muy ecológica ya que el agar-agar es un extracto de algas que retiene mucha agua que después suelta lentamente por lo que riega gradualmente. A partir de ahora ¡No más vasos de plástico en tus fiestas y reuniones de amigos!